Viral

Tres placeres en uno: qué es la gastrosiexta

 Una sexóloga explica los beneficios de esta práctica.

Cada día aparecen nuevos conceptos y nuevas prácticas sexuales, hoy vamos a hablar de la gastrosiexta. Es una combinación de tres prácticas en una que se está convirtiendo en la mejor fórmula para combatir el estrés. Hablamos de combinar el buen comer, el buen descanso (siesta) y el buen sexo, tres ejercicios de placer unidos que ayudan a reducir el estrés.

El primer paso de este ritual se basa en planificar una cita con tu pareja sexual y buscar un buen menú, ya sea en casa o en un delicioso restaurante que permita degustar y saborear los distintos platos, más que el simple hecho de comer por comer, se trata de dedicarle tiempo y disfrutar de una buena compañía.

Después de la cita culinaria, el siguiente paso es irse a dormir la siesta, esa práctica tan placentera y con tantos beneficios: reduce la presión arterial, mejora la creatividad, reduce el estrés cardíaco, aumenta la productividad, mejora el estado de ánimo. Todas ventajas saludables y si la compartimos con un/a acompañante aún mejor.

El sexo puede ser antes o después del descanso, siempre que haya deseo.

Y como último punto se trata de mantener una relación sexual con el /la compañero/a de cama. Puede ser antes o después de la siesta, a gusto personal. Esta práctica íntima también está llena de beneficios tanto a nivel físico como psicológico, así como para la misma relación. El sexo reduce el estrés, calma el dolor, cuida el corazón, potencia el sistema inmune, mantiene la juventud, mejora la autoestima, genera complicidad con la pareja y muchos beneficios más.

Además, tendemos a pensar en el sexo como una práctica que se realiza en horario nocturno, cuando uno ya se encuentra con la pareja después del día laboral, pero el mediodía es el momento ideal para mantener relaciones sexuales (aunque imposible en ocasiones) porque no tenemos ese cansancio nocturno producto de las actividades de la jornada.

La práctica de sexo durante el día es ideal porque se prescinde del cansancio nocturno.

Por lo tanto, la práctica de la gastrosiexta es totalmente recomendable, siempre y cuando sea un deseo y no una imposición, un "porque toca". Si tenemos ganas de practicarla, pero nos damos cuenta que al levantarnos de la siesta no conectamos con el deseo sexual y las ganas de intimar con la pareja, no pasa nada, lo mejor es levantarse y dejar que la sexualidad fluya en otro momento.

En nuestro día a día, con el trabajo, las prisas, la falta de tiempo, las obligaciones y el sinfín de preocupaciones nos acabamos olvidando de aquello que nos produce placer. Las vacaciones son un momento ideal para poner en práctica la gastrosiexta, pero incorporarlas durante todo el año podría ser el mejor remedio para el estrés.

© NÚRIA JORBA Sex coach, sexóloga clínica, terapeuta de parejas.

LA VANGUARDIA

Más de Viral