+18

Sasha Grey, del porno a la literatura

Protagonizó films XXX y es autora de una saga erótica. Hoy promueve la lectura en las escuelas. Y dice que milita el goce.

"Me interesa lo que impacta, lo que hace pensar. Eso es erótico y se aplica a la literatura, la fotografía, la música, el cine, las películas porno y el arte en general", dice Sasha Grey, que entre 2006 y 2011 fue estrella de la industria Triple X y ahora presenta en español La habitación prohibida (Grijalbo), la segunda parte de su trilogía La sociedad Juliette. Sí, novelas. Eróticas, claro.

Desde que se retiró del porno en 2011, Sasha Grey (California, 1988) se ocupa de muchas cosas. Foto, cine, música y literatura. Forma parte del proyecto Reading Across America, que promueve la lectura en los colegios, y además escribe.

Sin edulcorar con príncipes azules, La habitación prohibida le sube la temperatura al invierno que se avecina. El homenaje a Juliette o las prosperidades del vicio, del Marquez de Sade, en el título de la saga, es una pista no sólo del tipo de erotismo que transita la historia sino también de lo que le interesa a Sasha Grey a la hora de la literatura. Una indagación por la curiosidad que muchos pueden considerar "perversión", pero también un análisis crudo de la vida moderna."Me importa examinarme constantemente. Nunca fui elitista, pero creo que mis privilegios actuales pueden alejarme de eso y me interesa lo que me mantiene en estado de duda", cuenta por teléfono en una comunicación desde Estados Unidos que desdibuja la larga distancia por su tono relajado.

 SASHA GREY. La ex estrella porno busca reconvertir su carrera. (Foto: TMZ)

En esta novela, la autora sigue indagando en el camino de autodescubrimiento de Catherine. Después de haber encontrado un mundo de experimentación sexual, la protagonista de la saga se asienta con una pareja estable y retoma sus estudios. Perotanta convencionalidad la ahoga, así que sale a recuperar lo que dejó atrás y se reencuentra con el deseo casi animal cuando se anima a cruzar la puerta de una habitación de hotel que no cualquiera se anima a abrir.

-¿Qué más lees?

-Me gustan las autoras que escriben desde la perspectiva femenina y se desapegan de la definición tradicional de lo que se considera "erótico".

Si no lo planeaba, Marina Ann Hantzis intuía, cuando eligió su alias porno, que comenzaba una carrera que iba a abarcar mucho más. No hizo, como pide el cliché, la combinación del nombre de la primera mascota con el de la calle de la casa de su infancia. Sasha es por Sascha Konietzko, cantante (varón) de la banda heavy KMFDM, y Grey es por Dorian Grey, la novela de Oscar Wilde, pero también, aclara, "por lo indefinido, porque nada es blanco o negro, la sexualidad transita el gris del medio".

Pensó en la llamarse Anna Karina, por la musa de Jean-Luc Godard en Nouvelle Vague, pero desistió. "Ella ocupó un rol de colaboradora, de esposa de, y en perspectiva creo que habría sido una mala elección, porque yo no soy de nadie y hago mi propio arte", avisa. La aclaración no es necesaria al revisar su curriculum. Sasha Grey también es DJ, y como fotógrafa documentó sus experiencias en los sets porno, trabajo que compiló en el libro Neü Sex (2011).

Al porno llegó como actriz, pero renovó la industria no sólo por ser la más joven del medio, sino también por su carrera rutilante, premios AVN (los Oscar XXX) incluidos. Cuando pasó al cine "tradicional" protagonizó The Girlfriend Experience, la película de Steven Soderbergh de 2009 que cuenta cómo una chica de clase media decide ser prostituta, sin culpas ni moralinas. Aunque puso pie en la música siendo el condimento sexy de clips de bandas como Smashing Pumpkins, en 2008 fundó aTelecine, un proyecto gótico electrónico experimental en donde toca la guitarra y canta.

-¿En qué es diferente trabajar en un libro que hacer música o películas?

-Seguro. Como actriz soy más una colaboradora que una creadora. En la música compongo mis canciones, pero es un trabajo en equipo. En cambio, al escribir, soy la directora. Tengo que inventar ese mundo, los personajes, y cuando lo logro me siento muy orgullosa. Investigo mucho cuando comienzo un proyecto, eso me ayuda a encontrar inspiración. Así que el tiempo de escritura es de mucho aislamiento, pero es un retiro del mundo que disfruto.

-¿Te cansa que sigan refiriéndote a vos como "ex estrella porno"?

-No me molesta que se refieran a mí como "ex actriz porno" porque lo soy, y orgullosamente. Lo que me frustra mucho es que me juzguen. Cuando empecé en el porno tenía 18 años, a los 20 comencé a modelar, y en ese momento pensaba que tal vez era por mi edad, por ser tan joven. Pero ya cumplí 30 y muchas veces sigue pasando. Es más un problema de ellos que mío, igual.

-¿Te considerás feminista?

-Tengo cierta lucha con el término, porque en Estados Unidos hay mucho de los que llamamos "feminismo blanco", una clase media que mientras pretende apoyar a todas, deja afuera muy específicamente a las mujeres de color y a las de pocos recursos económicos. Eso, sin duda, no es lo mío. No sé si es cultural o si pasa algo parecido en Sudamérica.

-Tus libros invitan a las mujeres a explorar el deseo sin perder la mirada política del mundo. ¿No podrían ser feministas en ese sentido?

-Sí, creo firmemente que todas las mujeres deben tener libertad sexual y capacidad de disfrute. La sexualidad es un modo de empoderarse. Apropiarse de un término para resignificarlo es algo que hicieron históricamente las personas trans y queers, así que sí, si se trata de militar el goce sí soy feminista.

"Mi personaje y yo tenemos similitudes"

La sociedad Juliette es el inicio de una trilogía erótica que se publicó en 2013, y ahora mientras en Estados Unidos se lanza la última parte, The Mismade Girl (algo así como "La chica mal hecha"), sale en español la segunda, La habitación prohibida.

"Catherine no está basada en mí, pero tenemos varias similitudes. Yo realmente me hice a mí misma, y sé donde he estado y donde estoy. Ella, en cambio, en el primer libro comienza con muy poca experiencia, para el segundo se empieza a aceptar y recién en el tercero llega a un lugar más parecido al mío, pero con su propio recorrido", cuenta la autora, que ya está trabajando en un proyecto nuevo del que no quiere adelantar nada, "para no spoilear", dice entre risas, y cambia de tema: "Sí puedo contar que también estoy grabando algo con mi banda. ¿Qué tal así?".

Grey Básico

Nació en California en 1988 como Marina Ann Hantzis. Es hija de una familia de origen griego y de clase obrera: su padre era mecánico.

A los 16 años dejó su casa porque se llevaba mal con el segundo marido de su madre. Se mantuvo trabajando de camarera. Tomó clases de danza, cine y actuación y a los 18 años empezó a hacer películas para adultos.

En 2009 protagonizó "The Girlfriend Experience", una película del director Steven Soderbergh. ?En 2011 se retiró del género pornográfico