Sociedad

El llamado de Julieta al 911 luego de matar a su novio

Es una prueba con la que la defensa de Julieta Silva intenta demostrar que no tuvo intención de matar a Genaro Fortunato.

 Julieta Silva (30) lleva 8 meses detenida, la mayor parte en prisión domiciliaria, acusada de pisar y matar con su auto a su novio rugbier, a la salida de un boliche, en San Rafael, Mendoza. A la espera de la elevación del caso a juicio oral, ahora se conoció una de las pruebas con las que se intenta reconstruir los que sucedió la madrugada del 9 de septiembre de 2017 cuando la joven discutió con Genaro Fortunato (25), abandonó el boliche, giró en U para volver hacia su casa y lo aplastó con su auto.

Lo que trascendió es el llamado de Silva al 911 de emergencias de la Policía, realizado minutos después de haberlo pisado y que coincide con el relato de los testigos que vieron que la joven permaneció al lado de su auto y evitó acercarse al cuerpo de su novio que estaba sobre el asfalto. "No te lo puedo creer. Necesito una ambulancia...atropellé a alguien. No lo vi, no lo vi. Está muerto, por favor", dice entre sollozos la novia del rugbier.

La pareja llevaba tres meses saliendo. Julieta aún se estaba separando de su marido, con el que tiene dos hijos. La fiscal Andrea Rossi y el juez penal Pablo Peñasco consideraron que la muerte del rugbier era un "homicidio agravado por alevosía y por el vínculo", con una pena de prisión perpetua para la acusada. Pero en segunda instancia, tres jueces de la Cámara del Crimen de San Rafael consideraron que era un "homicidio culposo agravado" y, alternativamente, "homicidio simple con dolo eventual", dos figuras que ponen en duda que la mujer haya querido matarlo cuando le pasó por encima.

El audio al 911, una prueba que sirve a la defensa de la joven para inferir que fue un accidente y que no se trató de algo intencional, fue difundido el lunes a la noche en el programa de la TV de San Rafael Curiosos del Poder y publicado por el portal Sitio Andino.

Silva y Fortunato discutieron en el boliche La Mona. La mujer subió a su Fiat Idea y aceleró, pese al intento del rugbier por evitar que se fuera. El joven, que estaba alcoholizado, se apoyó en la ventanilla del auto de su novia, ella aceleró y él cayó sobre el asfalto. La mujer recorrió con el vehículo algunos metros, pero luego hizo un giro en U, regresó y atropelló al deportista que todavía estaba tirado, pisó su cabeza y produjo su muerte en forma instantánea.

Silva estuvo en la cárcel menos de dos meses hasta que la Justicia le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria. En su defensa dijo que no había visto en el piso a Fortunato porque en ese momento no tenía puestos sus lentes (las pericias oftalmológicas confirmaron su cuadro de astigmatismo) y los vidrios del auto estaban empañados.

El auto con el que Julieta Silva atropelló y mató a Fortunato. (Delfo Rodríguez)

La fiscal Andrea Rossi tiene un mes más para continuar con la investigación de la causa, luego resolver el pedido a elevación a juicio oral y determinar el futuro de la novia del rugbier.

Más de Sociedad
La rotura de un caño generó ayer una gran fuga de gas y los alumnos y docentes de la primaria 79 de Villa Fiorito debieron ser evacuados. Doce chicos recibieron oxigeno y la secretaria de la escuela quedó internada. "¿Y si entraba un pibe y prendía la luz?", se preguntó un maestro que denunció el hecho.
Otro escape de gas que no fue tragedia por segundos