Farandula

Bartomeu, contra las cuerdas por el "Motín Instagram"

El presidente perdió el apoyo de Lionel Messi, a quien acusan -junto a Piqué- de encabezar una rebelión.

 Josep María Bartomeu parece haber tocado fondo. Si la conflictiva salida de Neymar, la derrota ante Real Madrid en la Supercopa, la dificultad para reforzar el plantel o extender el vínculo de Lionel Messi no eran poca cosa, ahora el presidente del Barcelona sumó otro problema: el plantel le soltó la mano. Al menos, eso es lo que dan por hecho en España luego de las fotos que circularon en Instagram en las que Messi y compañía se muestran junto a Neymar. Un claro mensaje a una dirigencia que parece tener las horas contadas.

Neymar fue hasta Barcelona por motivos personales (celebró el cumpleaños de su hijo). Y aprovechó para reunirse con sus ex compañeros. El brasileño no perdió la oportunidad para publicar en su cuenta de Instagram dos fotografías: una en la que está junto a Messi y a Luis Suárez, y otra en la que, además de estos dos, se encuentran Gerard Piqué, Iván Rakitic y Dani Alves, también en el PSG tras una salida conflictiva del Barsa.

Pero lo más grave para el Barcelona fue que, apenas horas después de que el club informara una demanda a Neymar por incumplimiento de contrato, el propio Messi subió una foto con el brasileño a la red social. Los medios españoles le pusieron nombre a esta acción: "El Motín de Instagram".

La idea, además, quedó reforzada el miércoles. Según informó Sport, ?el plantel concertó un encuentro para almorzar en un restaurante de Barcelona. La reunión, a la que asistió el entrenador Ernesto Valverde, fue organizada por Messi. Y según el medio catalán, también es un mensaje a la dirigencia: que el plantel está unido y disconforme.

"El día en el que los futbolistas se rieron de la directiva del Barça, la directiva fue incapaz de decirles nada. El episodio sugiere una pregunta inquietante: ¿Quién manda en el Barça?La respuesta es todavía más inquietante que la pregunta", razonó el diario catalán "Sport". En la misma línea, el madrileño As señala en una columna: "Ante el anuncio de la demanda, esas muestras públicas de cariño a Neymar son una burla a la directiva". Y hasta apunta que "los cabecillas del motín son Messi y Piqué".

Mientras tanto, la prensa catalana señala que la compra del volante francés Jean Michael Seri no se concretará. En este contexto, la llegada de Ángel Di María, aún no confirmada, serviría para calmar un poco los ánimos.

Claro, las miradas están posadas en Messi, quien dilata la firma de su renovación.

Para Bartomeu, la situación no solo es preocupante porque el plantel parece haberle soltado la mano, sino porque desde hace rato que los hinchas claman a viva voz por su renuncia. El hasthag #BartomeuDimiteYa fue tendencia mundial días atrás.

Bartomeu está contra la pared tras ser reelegido el 19 de julio de 2015 con el 54,63 por ciento de los votos y después de superar ampliamente al ex presidente Joan Laporta. Entonces, Bartomeu dirigía al Barcelona del "triplete" -Liga española, Liga de Campeones y Copa del Rey- y la hinchada lo votó masivamente al amparo de los resultados.

Mientras, sigue su curso la moción de censura contra él organizada por Agustí Benedito, rival suyo en las pasadas elecciones. Primero debe conseguir 16.525 firmas de los socios y después necesitaría dos tercios de los votos favorables de los votantes, siempre que el número de éstos sea como mínimo del diez por ciento de los socios del club. En ese caso, Bartomeu y su junta directiva serían derrocados y se abriría un periodo electoral. Al acecho permanece Laporta, amigo de Messi, quien la pasada semana no perdió la oportunidad de añadir más combustible al fuego al afirmar: "Si queremos que Messi continúe a gusto en el Barça debemos echar inmediatamente a Bartomeu".

Más de Farandula