Política

Ahora D'Elía se queja de que los K lo maltratan

El dirigente piquetero de La Matanza sostuvo que el kirchnerismo no trata con respeto a los movimientos sociales.

Por Alejandro Cancelare

El dirigente piquetero Luis D´Elía ratificó su malestar con el gobierno nacional por el “maltrato que hacen desde el kirchnerismo a los movimientos sociales” pero negó que sus opiniones tengan que ver con un acercamiento con el sector político que integra Felipe Solá.


En diálogo con 24CON, D´Elía dijo que no haría declaraciones pero ratificó todo lo publicado en diversos

medios durante el día de hoy, donde trascendió su profundo malestar con el gobierno nacional por haberle pedido silencio ante el conflicto de medio oriente y su posición favorable al reclamo del pueblo árabe contra Israel.


Esta postura fue uno de los motivos por los cuales no participó del acto en la Residencia Presidencial donde la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció planes de asistencia social. El otro habría sido el nulo diálogo que tiene con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su esposo Néstor.

“Evidentemente en todos los movimientos sociales hay un cierto malestar por el maltrato que hacen desde el kirchnerismo a las organizaciones sociales”, le dijo el titular de la Federación Tierra y Vivienda al portal La Tecla.info.

Como si sus declaraciones no hubieran sido del todo contundentes, en esa misma nota agregó: “Creo que el presidente, el ex presidente, tendría que haber hecho mucho más por la unidad de los movimientos sociales y la organización de esto en el país ya que casi el 70 % de la clase obrera hoy está fuera de la CGT y la CTA”.

Uno de los dirigentes matanceros que más lo conoce y que iniciaron juntos el posicionamiento piquetero en La Matanza, Juan Carlos Alderete, hoy enrolado en la Corriente Clasista y Combativa, le dijo a 24CON que “hace tiempo que Luis no pelea más por nuestro sector, así que ahora tendrá alguna otra exigencia para el gobierno que pretende cobrar”.

Desde las oficinas del secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, sostienen la hipótesis que el dirigente matancero “está más que nervioso porque sabe que su antiguo compañero de ruta, Alderete, seguramente “cobrará” como candidato en la lista de la Coalición y él no tendrá nada en el kirchnerismo, a pesar de su compromiso con la causa”.

En la anterior elección su esposa, Alicia Sánchez fue candidata a diputada provincial y no pudo ingresar por un mínimo porcentaje.

Según sostuvo un miembro del Frente Transversal que cree que D´Elía “se transformó en un dirigente que siempre busca un espacio público más que otra cosa”, el robusto piquetero “se puso nervioso porque siente que Kirchner (Néstor) no lo protege como antes y su sueño de ser diputado nacional está más que verde”.

El malestar del piquetero surgió cuando el ex presidente no asistió al acto donde se lanzó la corriente social que él lidera, hace casi dos meses y a la que en su representación envió al ministro Carlos Tomada y se acrecentó ante la actitud del actual presidente del PJ de consolidar su relación con los que considera los sectores “más conservadores de la estructura peronista”.

No obstante su decisión de “no hablar”, D´Elía ratificó su muy buena relación con el ex gobernador Solá pero negó que esté pensando acompañarlo en su nuevo proyecto político.

 

D´Elía, Pérsico, Ceballos y Depetris, en viejos tiempos

Más de Política
El bloque de senadores de Cambiemos fracasó en su intento de sesionar para tratar el pedido de desafuero de la ex presidente Cristina Kirchner. Cerca de las 16.30, media hora después del horario de convocatoria para la sesión especial, el presidente provisional de la Cámara alta Federico Pinedo confirmó la caída la sesión.
No hubo quórum para el desafuero de Cristina
La ministra de Seguridad Patricia Bullrich, junto a Guillermo Dietrich, de Transporte, brindaron precisiones sobre los cortes y restricciones al tránsito en el marco de la Cumbre de Líderes. Además, manifestó que habrá 22 mil efectivos y estrictos controles en las manifestaciones.
Buenos Aires estará "sitiada" para recibir el G-20