San Isidro

Posse en la nada

La situación de Gustavo Posse dentro del Frente Cambiemos no es para nada cómoda. Entre los funcionarios más cercanos al intendente de San Isidro, como María Eugenia Vidal y Rogelio Frigerio, se pasan la pelota para ver quién se hará cargo de él. Sus idas y venidas no lo hacen un socio de quien confiar y, por eso, nadie se atreve a poner las manos en el fuego por él.



Pese a tratarse de un alcalde con años de gestión dentro del conurbano bonaerense, el jefe comunal transita la política de estos últimos tiempos sin oxígeno, dinero ni banca oficialista.



“No tiene ni lugar ni plata”, aseguran en off a este medio. Y la verdad es que ni la gobernadora Provincial ni el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda nacional, Rogelio Frigerio, saben si tenderle una mano o dejarlo flotando en la burbuja semi-PRO en la que se encuentra.

Según el comentario que corre en los pasillos de la Comuna, el mandatario ve en esos dos funcionarios una buena alternativa para desembarcar fuerte en el PRO, pero hasta ahora ninguno se animó a sumarlo a sus filas. 

Más de San Isidro