San Miguel

Cayó "La Banda del Crique", que hacía entraderas

 Una banda de delincuentes que se dedicaba a cometer entraderas en distintas localidades del conurbano y para ingresar a los domicilios forzaban las rejas con criques, fue desbaratada en las últimas horas tras una serie de allanamientos realizados por la Policía de la Provincia.

Los operativos se llevaron a cabo en varias viviendas ubicadas en San Miguel y José C. Paz, donde los efectivos aprehendieron a los maleantes e incautaron siete armas de fuego de diversos calibres; gran cantidad de teléfonos celulares; 40 mil pesos en efectivo; mil dólares y elementos que habían sido sustraídos en distintos robos.

Según se supo, la organización delictiva utilizaba crickets de automóviles para forzar las rejas de las casas y, luego de ingresar a las viviendas, amenazaban de muerte a sus moradores con armas de fuego y se llevaban todos los objetos de valor.

En ciertas ocasiones, los delincuentes se vestían de obreros y simulaban que estaban haciendo arreglos en la vía pública para conocer los movimientos de los barrios donde luego perpetraban los hechos.

A partir de un amplio trabajo de investigación, los efectivos lograron localizar el paradero de los acusado y, previa orden judicial, procedieron a allanar sus respectivos domicilios.

Las requisas estuvieron a cargo de oficiales de la Dirección de Prevención del Delito contra la propiedad del Automotor, con la colaboración de personal de Planta verificadora San Miguel y del Grupo Halcón.

Más de San Miguel
Se trata de un intercambio académico entre la prestigiosa casa de estudios y la Municipalidad de San Miguel, a través del cual se analizan distintos ejes de gestión del gobierno local -resumidos en el libro-, y se discuten en clase con el aporte de alumnos y docentes.
La gestión de San Miguel como caso de estudio en la UBA
El 18 de octubre a las 17:20, un chico, vecino del Campo Tupasy en San Miguel Oeste, dio el aviso a la Bonaerense de que algo olía profundamente a podrido en la pila de bolsas de basura entre el espacio entre el paredón del complejo habitacional y la empresa de transporte de residuos Panizza, un olor que no correspondía a la pila de pañales y restos de comida en el lugar. Había una bolsa de nylon negra, grande, cubierta por un colchón de goma espuma de una plaza, pelado, sin forro.
El desprecio de los asesinos por el cuerpo de Sheila