RUSIA 2018

La psicóloga que les cambió la cabeza a los ingleses

Llegó en noviembre del año pasado, a levantar a un equipo que venía con presiones y golpeado por una historia de decepciones.

La derrota con Islandia en la Eurocopa 2016 pegó fuerte en la Federación Inglesa de Fútbol (FA). La eliminación en octavos de final del equipo de Roy Hodgson resultó inesperada y enseguida los medios señalaron la "fragilidad mental" de un seleccionado demasiado joven e inexperto.

Tras ese torneo, Sam Allardyce estuvo apenas 67 días en el cargo -fue despedido por estar involucrado en una trama de corrupción de fichajes- y Gareth Southgate lo sucedió, primero interinamente durante cuatro partidos y luego de manera oficial. Entonces formó su equipo y no dudó en incluir a una psicóloga.

La doctora Pippa Grange se transformó en noviembre del año pasado en la jefa del Departamento de Desarrollo de Personas y Equipos de la FA, y es clave en el esquema del seleccionado que está a punto de jugar las semifinales del Mundial de Rusia frente a Croacia.

Doctora, Pippa Grange, jefa de Desarrollo de Personas y Equipos de la Selección de Inglaterra . /AFP

Cuando llegó, su misión no era sencilla: debía alentar al equipo a dejar atrás los fracasos de los últimos años, con la imposibilidad de Inglaterra de ganar una eliminación directa en un torneo importante desde 2006. Así lo cuenta el diario británico The Guardian: "El propósito de Grange era liberarlos de la historia del equipo y de la presión paralizante que tenían los jugadores en el pasado".

La psicóloga del seleccionado inglés decidió dar pequeños pasos. Uno de los primeros fue empapelar la Ciudad Deportiva de St. George's Park, el predio que la Federación Inglesa posee en Londres, con frases cargadas de optimismo.

No era una paracaidista, queda claro. Además de sus estudios de psicología aplicada al deporte realizados en la Universidad de Loughborough, en Inglaterra, Grange pasó 20 años trabajando en el rugby y el fútbol australiano cuando decidió irse a vivir al país de Oceanía, donde se radicó.

Aunque no se conoce mucho de su vida privada, se cree que promueve tomar distancia de las redes sociales y del alcohol, y que por el contrario fomenta la "unión del cuerpo y el alma" y la "transformación a través del yoga". Además, alienta a los jugadores a "ser abiertos" y a "compartir historias personales, incluso a través de los medios, para ayudarse a eliminar inhibiciones".

Por eso, en la concentración de Inglaterra es más común que los jugadores dejen sus celulares de lado para juntarse en pequeños grupos a jugar, por ejemplo, a las cartas del Uno o el tradicional El Asesino, también conocido como "El poliladron".

 También se nota su mano en los momentos de relajación de los entrenamientos. Hace unos días se los vio a los jugadores en la piscina del predio que ocupan en Rusia subidos a inflables con formas de unicornio y este martes, en la última práctica antes del duelo de semifinales, jugando con un muñeco con forma de pato.

Autora del libro Ethical Leadership in Sport: What's your Endgame? (Liderazgo ético en el deporte: ¿Cuál es tu juego final?), Grange dejó siempre en claro que "los atletas, como el resto, buscan algo en lo que creer, una visión en la que puedan invertir y una organización en la que se sientan orgullosos de pertenecer".

Hacia esa búsqueda entendió que dos premisas debían ser aplicadas: el pensamiento positivo y ayudar a la gente a atravesar situaciones de presión extrema. Y consiguió que en un ambiente tan machista lo entendieran y, además, la elogiaran por su trabajo. Dele Alli, del Tottenham, aseguró: "Es una persona increíble. Todos la escuchan cuando habla".

Pippa Grange en los Premios Brownlow de la AFL. /AFP

Según The Guardian, Grange trabaja en cinco puntos para lograr el éxito en el seleccionado inglés.

1. No temerle al fracaso: "Parte de lo que demanda ser valiente es superar una batalla constante entre el deseo de lo que se quiere y el miedo de fallar. La mayoría de nosotros ni nos exponemos porque somos temerosas".

2. Reformular emociones: No estás "nervioso", estás "excitado"; una tanda de penales/una entrevista laboral/un discurso importante no es algo para temer, es una "oportunidad".

3. Pensamiento positivo: es inútil si simplemente fantaseas con ganar un Oscar/un Mundial/una vida social más plena. En cambio, concéntrate -positivamente- en los pasos que podrían llevarte a esa meta.

4. Grupos heterogéneos: Trata a tus empleados/hijos/clientes como individuos y no como un grupo homogéneo. Diferentes acercamientos funcionarán con diferentes personas.

5. Amabilidad, empatía, ser un buen oyente te llevará más lejos que dar órdenes. Usa elogios para motivar a las personas.

Si bien esta no es la primera vez que Inglaterra trabaja con un psicólogo -el doctor Steve Peter estuvo en la Copa del Mundo 2014, aunque la consulta quedaba supeditada a los jugadores-, la influencia de Grange es distinta. Su diálogo constante con Southgate permite identificar objetivos. En Rusia está muy claro: será el de ser campeones por segunda vez en la historia de Inglaterra. 

Más de RUSIA 2018