Intendente se habría llevado 8 millones sobrefacturando

 Resulta una treta cruel, la inventiva al servicio del daño al vecino, viniendo del propio intendente, la persona destinada a defenderlos. No es la primera vez que un abuso semejante ocurre en General Rodríguez. Hace apenas unos meses, el intendente Darío Kubar tuvo que sucumbir ante el decreto anti familiares y despedir a su hermano y a 6 parientes, cercado por acusaciones de nepotismo y de favorecer familiares en la adjudicación de obra pública.

Ahora, los vecinos vuelven a alzar la voz frente al mandamás, señalando una nueva irregularidad que esperan sea resuelta de inmediato por la Justicia. Acorde a un convenio entre el municipio y la empresa Edenor que se remonta a los años de la gestión de Oscar Di Landro, cada factura lleva un costo adicional estimado de 85 pesos a cobrar por el estado municipal en concepto de Alumbrado Público.

No obstante ello, en los meses de enero, febrero, marzo y abril los contribuyentes pagaron un excedente de 140 pesos por factura, de los que la municipalidad continúa reconociendo 85. El resto, unos 55 pesos por vecino, fueron a parar a un destino desconocido. A razón de unos 36 mil medidores instalados en el distrito, el intendente Kubar habría logrado una recaudación de 8 millones de pesos en dinero sobrefacturado.

A raíz de esta situación, el bloque de concejales de Unidad Ciudadana le pidió a los vecinos que efectúen el reclamo correspondiente ante la empresa, para que les sea reintegrado el excedente de forma inmediata. "Además, hay comercios e industrias que también pagaron de más. Probablemente mucho más que los vecinos. En estos casos hay que hacer un análisis de costos", concluyó. (www.REALPOLITIK.com.ar