Mundo

Una "bomba de tiempo" llegó a Whatsapp para quearse

UN IMPORTANTE CAMBIO EN UNA DE LAS FUNCIONES MÁS ESPERADAS DE LA APLICACIÓN YA ESTÁ LLEGANDO A IOS Y ANDROID. 

 La función de borrado de mensajes fue una de las más esperadas en WhatsApp. La posibilidad de corregir errores y arrepentirse de un mensaje inoportuno fue ampliamente aceptada por los usuarios. Pero, en un principio, sólo teníamos unos pocos minutos para borrar el mensaje, por lo que sólo servía para esos casos y para evitar errores (no, por ejemplo, para borrar información que sólo sirve en ese momento).

Ahora, según se informó a través de WABetaInfo, la plataforma va a aumentar dicho margen para los arrepentidos a más de una hora.

La hora y monedas que tenemos ahora para borrar mensajes apareció en silencio y sin informar abiertamente sobre ello en la actualización para el iPhone 2.18.31, que apareció hace unos pocos días. Según parece, la nueva función irá apareciendo de forma gradual entre los usuarios que hayan actualizado a la mencionada versión, y como suele ser habitual, se espera que se extienda al resto de plataformas en los días venideros.

Los números que conforman el nuevo límite de tiempo levantó sospechas. 1 hora, 8 minutos y 16 segundos parecía extraño . En MacRumors se especula con que la explicación se deba a que dicho plazo equivale a 4.096 segundos, o lo que es lo mismo, 2 elevado a la doceava potencia. La ampliación de este plazo permite un poco más de oxígeno a quienes se hayan arrepentido de un envío, pero queda todavía lejos de las 48 horas de margen que ofrece Telegram, la principal competencia de WhatsApp.

WhatsApp sigue avanzando en funcionalidades. 2017 fue el año de más novedades en la aplicación y 2018 parece que va a seguir por ese camino.

Más allá del usuario individual, también parece que WhatsApp ampliará sus usos pensando en los pequeños negocios, que a través de la app WhatsApp Bussiness podrán interactuar con compradores de establecimientos e incluso mandarles publicidad, como se rumorea.

Más de Mundo
No hubo tiempo para comer. Los almuerzos familiares del domingo fueron interrumpidos, la comida quedó sobre la mesa. Los niños abandonaron los juguetes y la ropa todavía colgaba en las sogas en los patios traseros. Los animales murieron petrificados.
Guatemala, después de la furia del volcán de Fuego