Deportes

Quien es el halcón que Trump quiere de mano derecha

Oriundo de Kansas, uno de los bastiones republicanos del país, el actual director de la CIA y futuro secretario de Estado, Mike Pompeo, llegó a Washington de la mano del movimiento ultraconservador Tea Party y supo ganarse la confianza de Trump desde un puesto caliente.

Varias veces por semana, Pompeo cruza el Potomac para ir desde la sede de la CIA, en Langley, Virginia, hasta la Casa Blanca para ocuparse personalmente de entregar los informes diarios de inteligencia a Trump, poco afecto a dedicarle mucho tiempo a leer los análisis de su comunidad de inteligencia. Trump, que valora el contacto personal, suele pedirle a veces que participe de otras reuniones y ha pedido su consejo en temas que exceden su portfolio.

A sus 54 años, Pompeo se mudará de Langley a Foggy Bottom para ponerse al frente de un alicaído Departamento de Estado, que ha sufrido la indiferencia de la Casa Blanca, una fuga de cerebros y una sangría de diplomáticos. 

Pompeo comparte algo con Trump: su pasado empresario. Antes de mudarse a Washington para su carrera pública, Pompeo fundó Thayer Aerospace, donde se desempeñó como CEO durante más de una década. Más tarde se convirtió en presidente de Sentry International, una empresa de fabricación, distribución y servicios de equipos para yacimientos petrolíferos.

Egresado de West Point y de la escuela de leyes de Harvard, Pompeo tiene buena llegada también con los republicanos en el Congreso, donde fue congresista entre 2010 y 2016.

Más de Deportes