El regalo de Macri a Etchevere que le costó carísimo

El ministro de Agroindustria había sido denunciado por dádivas, negocios incompatibles con la función en el Estado y administración fraudulenta. El fiscal Ramiro González consideró que debe ser investigado por la Justicia.

 Que el ministro de Agroindustria, Miguel Etchevehere, haya restituido a la Sociedad Rural los 500 mil pesos que le habían obsequiado no lo exime de culpa y cargo. Así lo entendió el fiscal Ramiro González, quien lo imputó por haber recibido esa retribución y solicitó que se lo investigue por la posible comisión de varios delitos.

Etchevehere había anunciado la semana pasada la devolución del medio millón de pesos con el que la Sociedad Rural lo premió hace un par de meses, cuando ya integraba en el gabinete de Mauricio Macri. Lo hizo como parte del plan que puso en marcha el Gobierno para tratar de recuperar la imagen perdida en los últimos tiempos, en el que se inscribió también el anuncio de la salida de la función pública de los familiares directos de los ministros.

Más allá del impacto que pueda haber tenido en la opinión pública, la devolución del dinero no mejoró la situación de Etchevehere en la Justicia. La causa contra el ministro de Agroindustria se abrió a partir de una denuncia que presentó el abogado Leonardo Martínez Herrero.

Etchevehere recibió los 500 mil pesos de la Sociedad Rural a los pocos días de dejar la presidencia de esa entidad para incorporarse a la primera línea del Gobierno. La decisión de hacerle semejante obsequio provocó el enojo de varios ruralistas, varios de los cuales, incluso, le mandaron una carta al actual presidente de la institución, Daniel Pelegrina, para quejarse y pedir la devolución del dinero.

Martínez Herrero denunció a Etchevehere por la posible comisión de los delitos de dádivas, negocios incompatibles con la función en el Estado y administración fraudulenta. El fiscal González lo imputó y consideró que debe ser investigado en el marco de la causa que tramita el juez Marcelo Martínez de Giorgi.

SIGAMOS CRECIENDO