Galerias de fotos

Cómo queda Siria luego de los incesantes bombardeos que caen en el país

Al menos 210 civiles han muerto y alrededor de 700 han resultado heridos a causa de los bombardeos y ataques con artillería llevados a cabo en los últimos cuatro días contra la región de Ghuta Oriental, según ha informado el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Londres e informantes en el país árabe, ha indicado que 211 civiles han muerto, entre ellos 53 niños, en los últimos cuatro días de ataques contra la región de Ghuta Oriental, entre ellos 41 fallecidos durante la última jornada. En la imagen, un herido es ayudado a salir entre los escombros tras un ataque aéreo en el enclave de Arbin, al este de Ghuta, el 8 de febrero de 2018. AFP

Entre los heridos figuran decenas de menores de edad, agregando que el balance de víctimas mortales podría aumentar debido a que algunos de ellos se encuentran en estado crítico y a la existencia de desaparecidos. En la imagen, un herido recibe ayuda tras el bombardeo aéreo en la ciudad de Arbin, al este de Ghuta, el 8 de febrero de 2018.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos ha denunciado que los centros médicos de Ghuta Oriental no pueden atender a los pacientes debido a la falta de equipamiento, medicinas y doctores especializados para algunos de los casos. En la imagen, voluntarios y personal de rescate, el 8 de febrero de 2018.

Ghuta Oriental, en manos de los rebeldes y sitiada por el Ejército, fue designada como una 'zona segura', a pesar de lo cual las Fuerzas Armadas sirias han llevado a cabo bombardeos y ataques con artillería desde mediados de noviembre. En la imagen, civiles huyen de los ataques aéreos, el 8 de febrero de 2018.

El coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU, Marc Lowcock, aseguró el pasado diciembre que la situación de los cerca de 400.000 sirios atrapados en Ghuta Oriental es "insoportable". En la imagen, un grupo de personas traslada a un herido, el 8 de febrero de 2018.

En la imagen, una niña siria es atendida en un hospital de campaña tras un bombardeo, el 8 de febrero de 2018. "Esta semana, decenas de niños han muerto y muchos más han resultado heridos por la intensificación de la violencia en distintas zonas de Siria. La violencia no parece disminuir. Tan solo en Ghuta Oriental, cientos de niños necesitan ser evacuados urgentemente para recibir atención médica", ha explicado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta H. Fore.

Fore asegura que "para los niños que siguen atrapados bajo el asedio deliberado y la violencia extrema en el país, la vida se ha convertido en una pesadilla. Están luchando por sobrevivir". En la imagen, dos niños esperan frente a una tienda destruida por los ataques aéreos, el 8 de febrero de 2018.

UNICEF se ha sumado al llamamiento del cese inmediato de las hostilidades en Siria y ha recalcado que la protección de los niños "debe ser una prioridad siempre". "Las escuelas, hospitales y parques infantiles deberían ser sitios seguros, nunca objetivos de los ataques", ha apostillado. En la imagen, un grupo de rescate traslada a un niño herido durante la ofensiva, el 8 de febrero de 2018.

Una mujer siria es ayudada a levantarse durante la huida de los bombardeos, el 8 de febrero de 2018. De acuerdo con el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, desde el pasado 29 de diciembre han muerto en los bombardeos sobre Ghuta Oriental al menos 427 personas, entre ellas 105 niños.

La situación que vive la población en el enclave opositor de Ghuta y en zonas como Idlib o Afrin es tan violenta que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se plantea negociar un alto el fuego humanitario de un mes que permita evacuar a los cientos de enfermos y heridos que se encuentran atrapados en las zonas donde se han intensificado los ataques. En la imagen, civiles huyen de los bombardeos en Ghuta, el 8 de febrero de 2018.

Más de Galerias de fotos
Un catastrófico sismo de magnitud 7,2 se ha producido la noche de este domingo en la frontera entre Irán e Irak. El terremoto, uno de los más potentes jamás ocurridos en Oriente Medio, que ha dejado un saldo provisional de más de 300 muertos y alrededor de 2.500 heridos, ha destruido los hogares de 70.000 personas. El temblor, que tuvo lugar a 10 kilómetros de profundidad y fue seguido por 14 réplicas, pudo sentirse en toda la región, desde el Líbano hasta Kuwait.
 Al menos 335 muertos y 2.500 heridos tras un sismo en Irak e Irán