Cómo fue el "calvario" en un vuelo de Air France

Un sindicato de la empresa aseguró que vivieron "48 horas de angustia". Los detalles.

 Un sindicato de la empresa Air France denunció este lunes el "calvario" vivido por los tripulantes de un vuelo con destino a Buenos Aires que, tras la queja de una pasajera, fueron convocados ante un juzgado en la Argentina e "interrogados en condiciones que violan los derechos fundamentales".

"Tras acusaciones hechas por una pasajera" que, según el sindicato francés es la hija de "un ex viceministro de Justicia", los 14 miembros de la tripulación de un vuelo Air France vivieron "48 horas de angustia" en Buenos Aires, señaló el sindicato SNPNC en su página web.

Los tripulantes fueron "detenidos por la Policía, interrogados en condiciones que violan los derechos fundamentales, acusados y algunos encarcelados antes de ser liberados sin explicaciones", afirmó SNPNC.

Solicitada por la AFP, la dirección de la Air France dijo estar "particularmente conmocionada" por estos hechos y haber "pedido a las autoridades competentes que esclarezcan el asunto".

El presidente de la aerolínea francesa, Jean-Marc Janaillac, "expresó al Ministerio de Relaciones Exteriores su indignación sobre las condiciones de citación y de detención arbitraria de las que fue víctima la tripulación de Air France", apuntó.

"Un silencio de las autoridades francesas [...] podría interpretarse como una confesión de debilidad y como una señal de apoyo para que ese tipo de prácticas perdure", escribió por su parte SNPNC al ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, en un correo publicado en línea.

En una carta enviada a la Embajada de la Argentina en Francia, el sindicato narró estos "hechos graves" y pidió que se abra una investigación.

Según SNPNC, la pasajera en cuestión pidió que la ascendieran a la clase ejecutiva, lo que le fue negado por falta de puestos.

Posteriormente, durante el vuelo, los auxiliares de vuelo aceptaron cambiarla de lugar, después de que se quejara "de un comportamiento inapropiado de su vecino".

Según una fuente próxima a la investigación, la pasajera argentina, una médica de 29 años, acudió a la comisaría del aeropuerto internacional de Ezeiza y presentó una denuncia, acusando a su vecino de haberse masturbado en el avión.

Sentada cerca de la ventanilla en la clase económica, se quejó durante el vuelo del comportamiento de su vecino de asiento, sin mencionarle a la tripulación el episodio de la masturbación.

La tripulación despertó en dos ocasiones al pasajero francés, alto y corpulento, sentado en el medio de una fila de tres asientos, porque estaba abarcando el espacio reservado a la pasajera de al lado, precisó esta fuente.

El francés, de unos 30 años, fue arrestado y colocado en aislamiento durante 24 horas por decisión del juez, sin tener acceso a un abogado ni a la asistencia consular. Fue liberado al día siguiente, sin haber sido interrogado por el juez.

Un día después, debía presentarse ante un juzgado federal de los Tribunales de Lomas de Zamora.

Antes de que despegara el avión, una auxiliar de vuelo propuso a la pasajera cambiar de asiento, pero esta no quiso, según la fuente próxima a la investigación.

"Al aterrizar, la Policía retuvo para interrogatorio a una parte de la tripulación", a la que mantuvieron en la comisaría del aeropuerto durante 6 horas, y al día siguiente convocaron a toda la tripulación ante un tribunal de Buenos Aires, según SNPNC.

Allí, el jefe de cabina principal fue "encerrado en una pieza de un metro cuadrado, sin poder sentarse, beber o comer durante varias horas" sin "ninguna explicación".

Posteriormente fue "interrogado por un juez y por el ex viceministro de Justicia, padre de la demandante", quien lo interrogó "directamente y varias veces", antes de ser liberado "sin ninguna explicación".