Desapareció hace meses y le habrían usurpado su casa

Los vecinos de Claudia Ferro dejaron de verla en diciembre y denuncian que una "pareja extranjera" le ocupó la casa.

 A Claudia Ferro sus vecinos de Villa Luro la dejaron de ver en diciembre, antes de las Fiestas. Y en su cuenta de Facebook apareció un enigmático mensaje el 8 de enero: "Viajando por el mundo no quiero saber de nadie...", escribió. Los que vivían cerca de su su casa denunciaron que "una pareja de extranjeros" la usurpó, pero los acusados dieron la cara frente a los medios y contaron otra versión. En el medio se supo que hubo tres allanamientos y que la Justicia ni siquiera llamó a declarar a las personas que están viviendo en su casa.

Claudia Ferro trabajaba de clown y animaba fiestas infantiles. Pero de un día para otro sus vecinos la dejaron de ver. Al poco tiempo, un tal 'Charly' y una mujer venezolana empezaron a vivir en su casa. Hace un mes se sumó un tercer sujeto, amigo de 'Charly'. Los vecinos aseguran que son hostiles, que Claudia les había dicho que nunca dejaría su casa, que se la usurparon, que dejó todas sus cosas, que la policía encontró hasta su teléfono celular, que por la ventana se puede ver el árbol de Navidad, en fin, que algo raro pasó.

El matete de rumores terminó este jueves por la tarde con una guardia periodística en la puerta de la casa. Y en eso, el amigo de 'Charly' salió a pasear a un perro con la cabeza de un disfraz de Mickey. "Eso era de Claudia, que lo usaba para animar fiestas", denunciaron los vecinos. "Levanten los adoquines, Claudia está enterrada", gritó otro.

Y en eso estaba la cosa, de rumor en rumor, cuando 'Charly', la venezolana y su amigo con la máscara de Mickey enfrentaron a los medios. "A Claudia la conocemos hace 8 años. Nos dejó a cuidar su casa y se fue, porque es mochilera. La casa es de su familia, está en sucesión. Y su padre está internado en el Borda. Nos hicieron tres allanamientos. Si me sigo acá, ¿qué soy? ¿Ocupa? ¿Asesino? ¿Para qué me voy a quedar?", preguntó Charly.


"Claudia no salía ni al quiosco, nos mandaba a nosotros, ni quería a su vecinos. Dicen que quemamos sus cosas, pero están todas acá, sus documentos, sus tarjetas. El fiscal ni me llamó para declarar. Si estuviera desaparecida, su familia estaría acá pidiendo por ella", insistió, mientras mostraba las pruebas y los tres perros de la mujer que, según los vecinos, estaban sueltos en la calle.

"Nosotros le escribimos en el Facebook, pero no nos contesta ni nos llama. Ahora queremos hacer un centro cultural con su nombre, para que vea que cumplimos su sueño cuando vuelva", agregaron.

Claro que hay dudas. Claudia dejó todas su cosas. Pero hay una investigación en curso, alejada de los rumores y basada en pruebas. La única certeza es que nadie sabe dónde está. El resto son especulaciones.