Caso Melina: no hay pruebas, no hay juicio

 La Fiscalía desistió de acusar a los tres imputados por considerar que no tiene pruebas en su contra. "Me cayó como una bomba", dijo la mamá de la chica asesinada en septiembre de 2014.

Los tres imputados del crimen de Melina Romero, la adolescente hallada asesinada en septiembre de 2014 a metros de un predio de la Ceamse de la localidad bonaerense de José León Suárez casi un mes después de haber desaparecido, no irán a juicio como estaba previsto, ya que la Fiscalía desistió hoy de acusarlos por considerar que no tiene pruebas en su contra.

De esta manera, la causa judicial vuelve a fojas cero, sin sospechosos ni pruebas, por lo que deberá volver a investigarse lo sucedido.

Así lo confirmaron a Télam fuentes judiciales y la madre de la víctima, Ana María, quien en diálogo con el canal C5N dijo que la decisión judicial le cayó como "una bomba" y es una "falta de respeto a la memoria de Melina".

La decisión de que César Sánchez (46), conocido como "el Pai César"; Elías Fernández (22), alias "El Narigón"; y Joel Fernández (20), alias "Chavito", no sean sometidos a un juicio por jurados, tal como estaba previsto, fue tomada por la fiscal que instruyó la causa, María Fernanda Billone, entonces a cargo de la UFI 5 de 5 de San Martín.

Esta mañana, en una audiencia previa al debate oral, Billone dijo que la fiscalía no cuenta con suficientes pruebas para impulsar la acusación contra los tres imputados, que iban a llegar al debate libres aunque bajo los cargos de "homicidio agravado por femicidio y por el concurso de dos o más personas", delitos por los quepodían recibir penas de prisión perpetua.

El motivo fundamental para renunciar al debate fue que la testigo clave que sustentó la acusación contra los imputados irá a juicio próximamente por el delito de falso testimonio, cometido en la misma causa pero contra un menor de edad que también estuvo acusado de participar en el crimen de Melina y finalmente fue sobreseído.

Ese chico, por ser menor de edad, quedó imputado por el crimen pero en una causa que se tramitó en el fuero de Responsabilidad Penal Juvenil.

El fiscal que intervino en ese caso consideró, en base a distintas pericias psicológicas, que la testigo clave miente, motivo por el cual sobreseyó al acusado menor de edad y pidió que la joven sea sometida a juicio por falso testimonio.

Por tal motivo, la fiscal que tiene a su cargo el juicio contra los mayores de edad consideó imposible sustentar la prueba fundamental en una testigo que irá a juicio por presuntamente mentir.

La decisión de no acusar fue acompañada en la audiencia por el abogado querellante, Marcelo Biondi, que representa a la mamá de Melina, y ahora será el al Tribunal Oral en lo Criminal 5 de San Martín el que deberá resolver la situación en la que quedarán los tres imputados, lo que sucederá entre hoy y el lunes.

No obstante, la mamá de Melina se mostró indignada con lo sucedido y consideró que los peritajes para establecer si la testigo clave mentía o no debieron haberse hecho al inicio de la causa y no dos años y medio después. "La pericia psiquiátrica deberían habérsela hecho desde un principio, después de dos años y medio tiran esta bomba", se lamentó Ana María.

Para la madre de la víctima, de igual manera se debería haber llegado a juicio oral, ya que allí "es donde se determina con pruebas si son culpables o inocente y no se deja todo en la nada".

"Esto es repulsivo, parece que mi hija se tiró sola, se mató sola, se violó sola", dijo Ana María, tras lo cual agregó: "Le están faltando el respeto a la memoria de Melina, a mí y a mi abogado".

Melina fue vista con vida por última vez el 24 de agosto de 2014, cuando salió del boliche "Chankanab" del partido de San Martí­n, adonde había ido a festejar su cumpleaños.

Tras la denuncia de la familia de la joven por averiguación de paradero, la Policía inició su búsqueda hasta que un mes después fue hallada asesinada a orillas del arroyo Morón, a pocos metros del predio de la Ceamse, en la localidad bonaerense de José León Suárez.

Los primeros resultados de la autopsia establecieron que Melina habí­a fallecido por "sofocamiento" entre 20 y 25 dí­as antes de ser encontrado su cadáver y que sufrió un infarto fulminante por el estrés que estaba padeciendo, pero hasta hoy la mecánica de la muerte no está clara debido al avanzado estado de putrefacción en que se hallaba el cuerpo.

Según una adolescente que se convirtió en la "testigo clave" del caso, Melina fue asesinada durante una "fiesta" de sexo, drogas y alcohol en una casa de la localidad bonaerense de Pablo Podestá, a la que ella concurrió, y luego fue transportada dentro de una bolsa, en un auto, hasta el arroyo donde fue hallada.

SIGAMOS CRECIENDO