Opciones "extremas" de Vidal si los gremios no arrancan las clases

 La relación con los gremios docentes está muy tensa y el conflicto aún está lejos de resolverse.

 La semana que viene siquiera tienen agendada, aún, una reunión. A solo dos semanas del comienzo de las clases en la Provincia de Buenos Aires la relación entre los gremios docentes, encabezados por Roberto Baradel (Suteba), y el gobierno bonaerense sigue siendo muy tensa.

El conflicto se basa en la paritaria docente: la oferta que realizó la Provincia alcanza al 18% como piso (con una cláusula gatillo por la cual se la inflación supera esa cifra se actualiza el salario) mientras que los gremios solicitan más del 25%.

Es más: dada la situación actual los sindicatos no están en condiciones de comenzar las clases normalmente. Ante esto, en La Plata, la gobernadora María Eugenia Vidal analiza dos opciones para obligar a los maestros a estar en las aulas.

Por un lado, una posibilidad concreta es entregar el aumento salarial del 18% por decreto antes de marzo para descomprimir la situación, sobre todo en las "bases". Si esto no resultara, la segunda opción, más extrema, es la que acercó el ministro de Trabajo bonaerense, MarceloVillegas, a comienzos de febrero a Vidal: suspender los estatutos docentes de los sindicatos mediante la declaración de una "emergencia educativa".

La Provincia tiene hoy aproximadamente el 40% de la matrícula nacional. En 2016, la Gobernación gastó en salarios docentes $77 mil millones, casi un tercio del presupuesto total de la Provincia.

"Vamos a esperar que muevan otras provincias, donde también hay conflicto docente, pero Baradel está intransigente y jugando a la política en un año electoral", confía uno de los funcionarios que trata a diario con gremios.

A pesar de que denunció amenazas, Baradel es hoy foco del conflicto, y acaso la bronca, de Vidal y su staff. Esta semana se paseó por los medios afines al kirchnerismo (Víctor Hugo Morales y el locutor Eduardo Aliverti, entre otros, lo presentaron como un "héroe" de las luchas sindicales) y generó mayor tensión. Preceptor en los colegios, hoy es el foco de las críticas del macrismo.

De los 280 mil maestros bonaerenses, aproximadamente el 50% tiene afiliación gremial. Unos 65 mil pertenecen a Suteba. "El diálogo es posible entre quienes tienen voluntad de acordar. Si el interés no es gremial y es político, no nos vamos a poner de acuerdo. Y Baradel hace política. No defiende el verdadero interés de los maestros", aseguran en La Plata. Y agregan que el acuerdo por el 18% fue aceptado ya por los gremios estatales.

Como sea, la pelea por la paritaria docente en la Provincia promete mayor conflictividad: Vidal ya anunció que descontará los días de paro y que se establecerá un régimen de presentismo mucho más duro. 

Fuente: BigBangNews