Estafaron con la enfermedad de su hija y ahora investigan si también la abusaron

 La historia de los padres de Nadia, la pareja española que armó una estafa millonaria con la supuesta enfermedad de su hija, no deja de horrorizar. Un mes de que se conociera este caso terrible, un nuevo hallazgo de los investigadores eleva aún más el listón de la maldad: la policía encontró imágenes sexuales de la nena en un pendrive de su padre.

Fernando Blanco y Marga Garau pedían en los medios de comunicación que la gente les donara dinero para poder hacerle los debidos tratamientos a su hija, una chica de 11 años que supuestamente estaba atrapada en un cuerpo de 80 años producto del raro síndrome de Tricotiodistrofia. Llegaron a reunir un total de 970 mil dólares desde 2008, pero a mediados de diciembre se descubrió que la enfermedad de la nena no sería tan grave y tanto la mamá como el papá de la menor fueron arrestados por estafa.

Ahora, los Mossos d'Esquadra localizaron en uno de los pendrive de Blanco imágenes "de carácter sexual" protagonizadas por Nadia. Se trata de imágenes, podrían ser fotografías o videos, en los que la aparece la chica y son "inexplicables", según dijeron fuentes de la investigación. Ni la policía ni el juez que tuvo acceso a ellas en las últimas horas encuentran una explicación a las mismas. En cualquier caso, el magistrado prefiere escuchar a los padres, interrogarlos, antes de tomar la decisión de imputarlos un nuevo delito de tenencia y elaboración de pornografía infantil.

 El magistrado de instrucción número 1 de La Seu d'Urgell, Ignacio Risueño, que dirige con meticulosidad al grupo de efectivos del Alt Pirineu que investigan el caso, recibió este martes por la mañana un primer informe de la policía con el hallazgo. El magistrado coincidió en que las imágenes podrían ser constitutivas de varios delitos, concretamente, de elaboración y tenencia de pornografía infantil, exhibicionismo y provocación. En pocos horas, el juez citó a declarar a los padres el viernes a primera hora de la mañana. La madre deberá trasladarse desde Mallorca, donde reside desde que quedó en libertad con cargos, y el padre, que sigue preso, será excarcelado unas horas para el interrogatorio. 

Los progenitores deberán, si pueden, justificar la existencia de esas imágenes y explicarlas. Aunque ni el magistrado ni los investigadores tienen duda de que se trata de imágenes "incomprensibles" de carácter sexual. Las mismas fuentes evitaron entrar en más detalles. De hecho, el propio magistrado recordó tras levantar el secreto de la causa, que la víctima era una menor y que las partes debían ser responsables de la difusión de determinados escritos y pruebas que podrían victimizarla aún más.

La primera en declarar será Margarita Garau. Aunque su entorno aseguró que la mujer fue la primera sorprendida del hallazgo, y lo único que dijo fue que seguro que trataba de "un error" y que se malinterpretaron las imágenes. El abogado de la pareja, Alberto Morales, guarda silencio desde que se conoció la noticia, revelada a a primera hora por el sitio Ok diario. En una nota de prensa difundida por el gabinete de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya y pactada con el magistrado, este indica que el terrible hallazgo de las fotos de Nadia "no es una simple sospecha, sino la constancia y evidencia de claros indicios objetivados de participación de la persona investigada (el padre) en la comisión de los referidos delitos de provocación sexual y explotación sexual". La madre tendrá que contar al juez si conocía esas fotos y que interpretación puede dar de las mismas.

El juez autorizó el registro de 13 pendrives, 7 tarjetas de memoria, 3 discos duros y otras computadoras encontrados en los distintos registros de la casa, el garaje, el coche y el almacén de los imputados. El hallazgo se produjo durante el análisis de los dispositivos informáticos que se incautaron en los registros de las diferentes propiedades de los padres.

SIGAMOS CRECIENDO